Guita, parné, pavos, pasta, pelas…

Diferentes formas de llamar al dinero contante y sonante

Hay determinados términos que utilizamos en todos los países del mundo indistintamente de cómo se diga. Uno de ellos es el dinero, en cualquier país al que viajemos vamos a tener que pagar con dinero y le llamarán de varias maneras porque el dinero lleva con nosotros unos cuantos siglos de historia.

Puede que Judas se ganase 30 monedas de plata por traicionar a Jesús de Nazaret, o puede que solo es lo que nos cuenta la Biblia, pero hay evidencias científicas de que las monedas están con nosotros desde VII siglos antes de aquello.

Aquí se le ha llamado de muchas maneras a lo largo de la historia, como prueba de ello lo podemos leer en nuestra literatura.

Actualmente podemos escuchar:

Guita
La guita es una cuerda delgada de cáñamo con la que se cerraba la bolsita que contenía el dinero. De ahí que se diga «afloja la guita», y se acabe usando guita como sinónimo de dinero.

Cuartos
Así se le llamaba a una moneda de cobre en España durante los siglos XI y XII, era una moneda pequeña y de bajo valor (como ahora los céntimos de euro).

Mosca
Este término es más bien utilizado en Argentina, y se le llama así por la facilidad con la que «vuela» de nuestras manos. Cuando atrapamos una mosca con la mano cerramos bien el puño. Francisco de Quevedo ya lo llamaba así en sus obras, pues a los ladrones cuando acababan de robar monedas con la mano se les decía «afloja la mosca»

Pavos
Hasta hace unos años en España teníamos pesetas en lugar de euros. Un duro eran 5 pesetas y 166 pesetas aproximadamente eran 1 euro.
Pues hace 100 años  (1930 aprox.) si quería comprar un pavo en el mercado te costaba exactamente un duro (5 pesetas), de ahí que cuando no se tiene dinero se diga «no tengo ni un pavo» (hasta hace unos años decíamos también «no tengo ni un duro»).

 

Parné
En lenguaje de jerga significa dinero, moneda corriente. Su origen viene del caló (lenguaje de la etnia gitana en España). 

Pasta
Antiguamente a las porciones de metal (oro, plata, cobre, níquel…) que se utilizaban para fundir y que luego se acuñaban a mano para acabar siendo una moneda, se les llamaba pasta.

Pelas
Así se le llamaba a las pesetas en España antes de llegar el euro. También se decía «calas».
Llamar a alguien «pesetero» es sinónimo de roñoso, agarrado, tacaño, miserable, avaro…
Curiosamente la palabra peseta viene del catalán «peçeta» (piececita, diminutivo de pieza) que al pasar al castellano, la ç se pronuncia s y dio lugar a peseta.

Perras
A finales del siglo XIX en España había perras gordas (10 céntimos de peseta) y perras chicas (5 céntimos de peseta).
De ahí viene el dicho «para ti la perra gorda» cuando desistimos en una discusión, en la cual renunciamos a continuar como dando la razón al otro pero sin querer dársela en realidad.

Pesos
En la América española se acuñaron monedas con un 92% de plata y pesaban 27 gramos. Debido a su gran valor y a su pesadez,en España se le conocía como peso.

Reales
Moneda de plata de distintos valores, utilizada en España en el siglo XIV y algunos países hispanoamericanos.

 

Tela
Hubo una época en la que la industria textil manejaba mucho dinero (y alguno la sigue manejando también actualmente), por eso cuando alguien tenía «mucha tela para cortar» y si tenías mucha tela, ganabas mucho dinero.

Viruta
La viruta es un fragmento de material residual de madera o de metal. En lenguaje de jerga se utiliza este término para llamar al dinero. 

Jurdel
Es otro término para hablar de dinero que nos ha dejado en España la lengua caló.

Chavo
Era una moneda pequeña española que representaba una fracción de la peseta, exactamente 10 céntimos de peseta, tenía un valor muy bajo.

Guil
Es como se le llamaba en lengua caló a la moneda de 5 pesetas. «No tengo ni un guil», «estoy sin guil».

Plata
Por qué se dice plata y no se dice oro, bronce, cobre… pues porque las monedas más usadas han sido de plata, porque se asocia el color a la plata y porque el valor es medio (ni tan alto como el oro ni tan bajo como el níquel).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *