Saltar al contenido

Hablar por los codos

Significado y expresiones con "codo"

El codo, según el diccionario de la RAE, es la parte posterior y prominente de la articulación del brazo con el antebrazo.

Esta palabra es utilizada a menudo en expresiones con diferentes significados, los siguientes son algunos de los ejemplos:

«Empinar el codo»: Ingerir bastante bebida alcohólica.

«Hincar el codo/los codos»: Estudiar con ahínco.

«Codo de tenista»: En medicina se conoce este término como una inflamación dolorosa del codo y los músculos del antebrazo, causada por exceso de movimientos rotatorios del brazo como los que se producen en el tenis.

«Agarrarse alguien del codo»: Tomarse demasiadas libertades, abusar de la confianza.

«Trabajar codo con codo/codo a codo»: Realizar tareas de manera cooperativa.

«Comerse los codos de hambre»: Padecer gran necesidad.

«Meterse hasta los codos»: Estar comprometido activamente en una tarea o empresa.

«Hablar por los codos»: Hablar demasiado, sin parar.

Origen de la expresión

No hay un origen exacto sobre esta expresión, pero en la poesía de Sátiras que escribió Horacio hace más de 2000 años, ya utilizaba esta expresión, y es utilizada hoy en día en más países de lengua romance.

Una de las hipótesis sobre el origen radica en el uso del codo que hacen las personas que no paran de hablar. Cuando el parlanchín nota que la persona de al lado empieza a perder el interés en la conversación, empieza a golpear con su codo para recuperar la atención.

Otra táctica utilizada por los charlatanes, es dar toques con la mano en los codos del oyente para mantener su atención.

También existe la posibilidad de que se utilice esta expresión con personas que hablan mucho y además gesticulan con los brazos, de tal manera que si le tapasen la boca seguiría hablando hasta por los codos

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.