Saltar al contenido

Pagar a tocateja

Significado de la expresión

Cuando pagamos algo «a tocateja» estamos pagando algo al contado, todo de golpe, de una vez, en efectivo, en «dinero contante y sonante».

Según el diccionario de la RAE se puede escribir junto o separado (a tocateja o a toca teja) y lo define como locución adverbial que se utiliza de manera coloquial y significa «en dinero contante, sin dilación en el pago, con dinero en mano, en efectivo».

Origen de la expresión

El origen de la expresión se remonta al siglo XVII cuando el rey Felipe III acuñó una moneda llamada «centén», que continuó bajo los reinados de Felipe IV y Carlos II y cuyo valor era de 100 escudos. Era una moneda de oro de gran tamaño (7,15 cm de diámetro y 340 gramos).

Hoy en día hubiésemos apodado a una moneda de estas características como el ladrillo, el mazacote, o el pedrolo… pero en aquella época le llamaron «el tejo», que era la manera en la que llamaban comúnmente a un trozo de teja o piedra y con la que se jugaba en la calle (como los juegos que conocemos actualmente donde se usan las tabas, las chapas, las canicas, la petanca, las peonzas…).

A lo largo del tiempo pasaron de llamarle tejo a teja, por lo tanto pagar «tocando la teja» quería decir que el pago se hacía tocando la moneda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.