Saltar al contenido

Poner las manos en el fuego

Significado de la expresión

Cuando confiamos plenamente en una persona y nos comprometemos a responder por ella, decimos que «ponemos la mano en el fuego».

EJEMPLOS:

«Estoy plenamente convencida de que esta vez funcionará el dispositivo que ha creado mi equipo, pongo la mano en el fuego por ellos.»

«No estoy tan seguro de que vayas a aprobar este examen, no has estudiado mucho, yo no pondría la mano en el fuego.»

«Pongo las manos en el fuego por mi hermano, si dice que él no ha sido es que él no ha sido.»

«Yo no pongo la mano en el fuego por nadie.»

Origen de la expresión

Su origen se remonta a la época en la que se practicaba la ordalía o juicio de Dios. Esto era una institución jurídica que existía hasta finales de la Edad Media en Europa.

Las ordalías eran unos juicios llevados a cabo con una especie de rituales de los que se deducía la inocencia o culpabilidad de una persona u objeto (libro, pintura, escultura…) acusado de quebrantar las normas o de cometer un pecado.

Si en una disputa entre dos personas, el ofendido no aceptaba la decisión del tribunal, se resolvía entre los dos a través de un duelo en el que entraban en juego el agua o el fuego.

Las pruebas podían consistir en someterse a torturas tales como permanecer encadenado durante largo tiempo dentro del agua, sujetar hierros incandescentes, o incluso meter las manos dentro de una hoguera y aguantar.

Si alguno sobrevivía o el que menos daños hubiese sufrido, era considerado inocente, ya que se entendía que así lo decidía Dios, y entonces no recibía castigo. El vencedor ganaba con efectos jurídicos.

En conclusión, las expresiones «prueba de fuego», «meterse en el fuego», «mojarse», «tirarse a la piscina», «tirarse al agua», «poner las manos en el fuego»… son solo palabras que están muy lejos del hecho de tener que ponerlas en práctica.

3 comentarios en «Poner las manos en el fuego»

  1. Pingback: Meter el dedo en la llaga - Horchata y palomitas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *