Saltar al contenido

Ponerse las botas

Significado de la expresión

Es una expresión que utilizamos de forma coloquial cuando queremos decir que alguien ha conseguido algo en abundancia, sobre todo cuando alguien ha comido una comida o cena muy copiosa en alguna celebración o en algún restaurante: «Fulanito se ha puesto las botas».

Según la RAE es una locución verbal que se usa de forma coloquial cuando nos referimos a enriquecerse o lograr un provecho extraordinario o aprovecharse extremadamente de algo, a veces desconsideradamente, incluso hartarse de algo placentero.

Origen de la expresión

Las primeras botas se inventaron hace más de 15000 años y eran de piel, pero en España se utilizan botas desde los romanos (huesas u osas), que eran con unas características determinadas y se usaron en España entre los siglos X y XIII aproximadamente.
De otro tipo eran las botas árabes (babugas o ballugas)  que se llevaron durante los siglos X y XI.
Los botines de uso exclusivo femenino surgieron en el siglo XIV.
Las botillas del siglo XVI, que también eran de uso femenino.

Y en el siglo XVI fue cuando empezó su uso a ser más habitual, siendo un calzado cerrado de cuero duro con dos suelas fuertes, caña hasta media pierna o sobrepasando la rodilla, las utilizaban para montar a caballo en el mundo militar o para caminar por el monte. 

A mediados del siglo XVI se empezaron a poner de moda entre las clases con mayor poder adquisitivo, se trataba de las botas-borceguís, unas botas enceradas, muy elegantes, de cuero flexible, con el pie reforzado y suela dura y podían ser de color blancas o negras. Los caballeros de la corte calzaban este tipo de bota como se puede observar en los retratos.

«El emperador Carlos V», óleo de Juan Pantoja de la Cruz.

Mientras las clases más humildes de esta época iban descalzos, otros podían calzar sandalias, alpargatas, zapatos… y los más pudientes calzaban este tipo de bota y se decía que eran los que podían comer mucho y comprar muchas cosas. 

Por eso ponerse las botas era sinónimo de tener en abundancia.

Si quieres saber el origen de las expresiones «ponerse morao» o «ponerse como el Quico» pincha aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.