Saltar al contenido

No es trigo limpio

¿Qué significa la expresión?

no ser trigo limpio

Decimos que alguien no es trigo limpio cuando aparenta algo que no es, alguien falso, alguien malo que va de bueno, un lobo con piel de cordero, alguien de quien no te puedes fiar porque no es realmente sincero. En inglés lo llaman untrustworthy.

No hablamos en sentido literal del trigo limpio, eso tiene otro significado. Cuando hablamos en sentido figurado se trata de una opinión negativa de alguien del que no te fías. Es una locución coloquial que empleamos con una persona opinando sobre otra tercera. 

Ejemplos

Miguel tiene pinta de ser trigo limpio, siempre se ha comportado de manera muy honesta.
No sé si fiarme de ella, no parece trigo limpio, me da mala espina.

Origen de la expresión

ser trigo limpio

El origen de esta expresión viene del dicho popular vender trigo sucio por limpio, es decir, de la compraventa de trigo, un cereal fundamental para la alimentación humana.

Antiguamente no existían los métodos de limpieza y secado actuales, entonces era común encontrar trigo mezclado con impurezas como tierra, paja, piedras e incluso granos dañados o húmedos (que pesaban más). Este tipo de trigo, conocido como trigo sucio, no podía utilizarse directamente para la elaboración de harina o pan, ya que afectaba la calidad del producto final y podía incluso ser perjudicial para la salud.

Por otro lado, el trigo limpio era aquel que había sido cuidadosamente procesado para eliminar las impurezas. Este trigo era más costoso, pero también de mayor calidad y apto para el consumo humano.

La expresión vender trigo sucio por limpio se utiliza para describir una situación en la que alguien intenta engañar a otra persona vendiéndole un producto de poca calidad como si fuera de buena calidad. Esto se puede aplicar a cualquier tipo de producto o servicio, no solo al trigo.

En la actualidad, la expresión vender trigo sucio por limpio sigue siendo utilizada con frecuencia, especialmente en el ámbito de la política y los negocios. Sin embargo, su significado se ha ampliado para incluir cualquier tipo de engaño o fraude.

En resumen, aunque vivimos en un mundo en el que abunda la información, también prolifera la desinformación, no siempre resulta fácil detectar cuando alguien nos está vendiendo trigo sucio por limpio. Debemos estar atentos a las señales y no dudar en investigar antes de tomar una decisión.