Saltar al contenido

Ser la pera

Cuál es el origen y significado de la expresión "ser la pera"

Según la RAE, cuando nos referimos a alguien diciendo que «es la pera» o la «reoca» queremos decir que es extraordinar@ por buen@, mal@, absurd@ o fuera de lo normal.

Si decimos que algo es la pera puede ser porque sea lujoso o espectacular o por todo lo contrario. Si es desesperadamente malo o defectuoso, también decimos que algo es la pera.

Ejemplos: «María y Alberto son la pera, siempre que quedamos con ellos llegan una hora más tarde».

«Este reloj es la pera, te dice la hora, te mide las pulsaciones, tiene agenda en el calendario y te calcula rutas por gps…».

¿Cuál es el origen de la expresión?

El origen de la expresión «ser la pera» tiene su origen en la ciudad turca de Estambul. En el distrito de Beyoglu estaba el «mercado de la Pera». En griego Pera significa «el otro lado» (se empezó a llamar así en la Edad Media hasta principios del siglo XX).

Los genoveses establecieron su colonia en esta ubicación como epicentro de sus mayores transacciones en el siglo XIII. Situado en la orilla norte del conocido Cuerno de Oro (donde terminaba la famosa travesía del Orient Express). Era un mercado de lujo que suministraba a todo el mundo sedas, perfumes, especias, jabones, y todo tipo de productos exóticos. Estos artículos que procedían de este barrio, se empezó a decir que «eran la pera».

Todos los hoteles y embajadas se fueron construyendo a lo largo de los siglos XVIII, XIX y XX, convirtiendo a este distrito en el más activo y exuberante centro de ocio, artístico y de vida nocturna de Estambul. Miradores, azoteas, hoteles lujosos, galerías de arte, exposiciones, mercados, discotecas, pequeños cafés y restaurantes cuidando hasta el más mínimo detalle, un barrio que sabe mezclar lo tradicional y lo moderno y hacerlo atractivo, la variedad de su gente… un barrio que es la Pera. 

Otras expresiones que se alimentan de la pera

«Perita en dulce» o «pera en dulce»: se dice de una persona o animal que posee excelentes cualidades.
Ejemplo: «Luis es un gran amigo, una perita en dulce, es humilde, honesto, honrado y nunca le verás enfadado».

«Partir peras con alguien»: se dice coloquialmente cuando se rompen relaciones con otra persona.
Ejemplo: «Ana ha partido peras con María, no creo que se vuelvan a hablar».

«Pedir peras al olmo»: se dice coloquialmente y significa esperar en vano de alguien lo que no puede provenir naturalmente de su educación, carácter o conducta. Las peras las da el peral, no el olmo.
Ejemplo: «Acabo de empezar a trabajar, no me puedes exigir lo mismo que a compañeros que llevan aquí años, no le pidas peras al olmo».

«Ser del año de la pera»: esta expresión se dice coloquialmente para indicar que algo es muy antiguo o sucedió hace mucho tiempo. Este dicho viene de un conocido campesino y bandolero catalán del siglo XVII que se llamaba Perot Rocaguinarda que sirvió de inspiración a Cervantes en El Quijote. En castellano el nombre de Perot es Pedro, que en catalán se escribe Perot o Pere (en diminutivo y pronunciado «pera»).
Ejemplo: «Ese jersey que llevas puesto es del año de la pera, se lo hizo mi abuela a mi madre».

«Tener cuerpo de pera»: se dice de los cuerpos con forma de triángulo (cadera más ancha que hombros y pecho).

«Ser un niño pera»: se empezó a usar este término para definir a un niño bonito, después hizo referencia a un niño rico, soso y mimado. Esta expresión cayó en desuso y se empezo a decir «niño pijo».

«Ser la repera»: significa lo mismo que ser la pera.

1 comentario en «Ser la pera»

  1. Pingback: Dar abasto - Horchata y palomitas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.