Saltar al contenido

Estar como una regadera

Significado de la expresión

Decimos que alguien está como una regadera cuando está loco, demente, perturbado, tarado, chalado, chiflado, majareta…

Otras expresión similares:

«Estar como una cabra», o si alguien comete alguna locura decimos que «le falta un tornillo», «ha perdido la cabeza», «no está en sus cabales», «se le ha ido la olla», «está como un cencerro», «no está bien de la cabeza», «está zumbado», «está pirado», «se le ha pirado»…

Todas estas expresiones se pueden decir en sentido peyorativo o se pueden emplear en confianza de manera coloquial, estando de guasa dirigiéndolas hacia algún/a amigo/a que ha dicho o hecho algo con poco juicio.

Origen de la expresión

Hacer aguas es una expresión que indica que algo presenta debilidad o síntomas de fracasar.

Cuando decimos que un plan hace aguas significa que, previsiblemente, no va a salir bien. O por ejemplo si decimos que un equipo de fútbol hace aguas, queremos decir que presenta puntos débiles en defensa o en ataque.

Una regadera, según el diccionario de la RAE, es un recipiente que se transporta a mano y sirve para regar las plantas, compuesto por un depósito del que sale un tubo que termina en una boca con agujeros por donde se dispersa el agua.

Pues bien, cuando decimos de alguien que «hace aguas» queremos decir que sufre algún tipo de deterioro mental. Como metáfora de la regadera que pierde el agua por sus orificios, la cabeza de quien hace aguas «pierde sustancia» y no se rige con cordura.

La primera regadera fue patentada a finales del siglo XIX y a principios del siglo XX ya se utilizaba esta expresión en las letras de alguna zarzuela en los teatros de Madrid. (si quieres ver la zarzuela de el Vals de la regadera, pincha el enlace).

1 comentario en «Estar como una regadera»

  1. Pingback: Carne de cañón - Horchata y palomitas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *