Saltar al contenido

Tener el baile de San Vito

Significado de la expresión

Cuando alguien está excesivamente nervioso, inquieto, sin parar de moverse, y va de un lado a otro, o sobre todo cuando balancea el torso sentado en una silla… decimos coloquialmente que tiene el baile de San Vito.

El vito es también un baile y una canción folclórica andaluza que hace alusión al baile de San Vito y empieza con la primera estrofa:

«Con el vito vito viene
con el vito vito va.
Con el vito vito viene
con el vito vito va.
No me mires a la cara
que me pongo colorá.»

Si quieres verlo pincha en este enlace.

La coreomanía, danzamanía, la manía de bailar o también llamado baile de San Vito fue un fenómeno social ocurrido en varios países centroeuropeos en los siglos XVI y XVII y consistía en grupos de gente bailando hasta que caían derrumbados por agotamiento (en un momento de la película Midsommar se hace referencia a este fenómeno, y también en el cuento de el flautista de Hamelin).

 

Origen del baile de San Vito

La corea de Huntington o corea mayor es una enfermedad neurológica que provoca convulsiones. 

Corea viene del término latino chorea, y ésta del griego khoreia (χορεία) viene de la misma raíz que coro (Khoros, χορός), corista, coreografía… y hace referencia a los movimientos involuntarios que provoca esta enfermedad simulando una danza violenta.

San Vito fue un mártir en el año 303 que con tan solo trece años de edad (en algunos escritos pone que tenía siete años) fue torturado delante de su nodriza y su tutor, como castigo del emperador Diocleciano por no renegar estos de su fe cristiana.

La tortura consistió en meter al niño en una caldera de aceite hirviendo, pero para sorpresa de todos los presentes, que esperaban ver cómo moría frito como un boquerón, el niño empezó a convulsionar con movimientos involuntarios como una danza violenta de forma alocada, dando a entender que estaba poseído. 
Y este es el macabro origen del baile de San Vito.

Durante la Edad Media se invocaba a San Vito contra la epilepsia y las convulsiones neurológicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.