Saltar al contenido

Montarse un cristo

Significado de montarse un cristo

Montar un cristo

Montarse un cristo es literalmente organizarse un lío. Es una locución adverbial coloquial que decimos cuando se ha organizado algún escándalo, show, jaleo, bronca, alboroto o gresca.

Se puede decir también que se ha liado, armado, o formado un cristo.

Otra expresión similar que empleamos habitualmente de manera coloquial es montar un pollo.

¡Vaya cristo! o ¡Menudo cristo! son expresiones que hacen referencia a lo mismo, que se ha organizado algún escándalo. 

Ha salido ardiendo el motor de un autobús en la Gran Vía de Madrid y menudo cristo se ha formado, casi 2 horas de atasco, la gente bajando del autobús y corriendo por la carretera, los bomberos no podían acceder, los coches pitando…

Origen de la expresión

Armarse la de Dios es Cristo

La expresión montarse un cristo procede de armarse un cristo, y esta viene del modismo armarse la de Dios es Cristo, que hace referencia a las salidas de tono o disputas en las que resulta difícil aclararse.

Hay ocasiones en las que la pelea o la discusión se pasa de castaño a oscuro y ya resulta imposible llegar a algún entendimiento entre las partes.

El origen viene del primer Concilio de Nicea, en el año 325, convocado por el Emperador Constantino y presidido por el obispo Osio de Córdoba (de España), en el que se llevó a debate cuestiones como la naturaleza del Hijo de Dios y su relación con Dios Padre y establecer una fecha fija para la celebración de la Pascua, entre otros asuntos.

Las disputas teológicas eran tales sobre si Cristo era Dios o no, si era de naturaleza humana o divina, si era hijo de Dios pero no Dios mismo, si era verdadero hombre pero también verdadero Dios, teniendo así doble naturaleza…

En conclusión, el lío que se armó fue tan monumental que llegaron incluso a las manos, por lo que se armó la de Dios (expresión acortada de armarse la de Dios es Cristo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.