Saltar al contenido

Tirar de la manta

Qué significa "tirar de la manta"?

Tirar de la manta

Tirar de la manta significa sacar a la luz los trapos sucios, es decir, destapar asuntos que se mantienen ocultos porque no son honestos o legales, suelen ser sucios y enturbiados.

Ejemplos:

Harry y Megan Marlke tiran de la manta de Carlos III.

Tiran de la manta en el juicio e implican a doce políticos en la trama.

Si no haces las cosas bien voy a tirar de la manta y se descubrirá todo el pastel.

 

Origen de la expresión

Según el diccionario de la RAE, la palabra manta viene de manto, y tiene numerosos significados; por lo general se describe como una pieza textil que sirve para cubrir algo.

Esta expresión tiene su origen tras la expulsión de los judíos durante el reinado de Fernando II e Isabel la Católica en España en 1492.

Durante los siguientes siglos muchos judíos se convirtieron al catolicismo para no tener que huir, y al principio no hubo problemas. Pero con el tiempo, los auténticos católicos, los de «toda la vida de Dios», los pura sangre, no conformes con que los judíos conversos y sus descendientes pudiesen conseguir empleos públicos o de servicio a la corona, crearon un censo que se exponía en enormes telas colgadas en varias parroquias de Navarra donde venían incluidos los nombres de las familias judeoconversas.

tirar de la manta

En la imagen podemos ver una de las mantas más famosas con más de 200 nombres de familias conversas. Estuvo colgada en la Capilla del Perdón en la Catedral de Tudela en 1610 hasta mediados del siglo XIX.

En conclusión, mucho cuidado había que tener con la Iglesia, que tan pronto podía tirar de la manta como colgarte un sambenito, y como te hiciesen cargar con la cruz te podías enterar de lo que vale un peine.